Escuela Jung

Blog: Artículos para el Éxito

9 Poderosas maneras de Enfocar tu Atención

imagen-articulo-maneras

Libérate de todo lo que te resta y aumenta tu Energía.

9 PODEROSAS MANERAS DE ENFOCARTE Y AUMENTAR TU ENERGÍA.

1. Conéctate con tu Pasión 

Si tu propósito, el para qué haces lo que haces, está conectado con tu Pasión, tienes una poderosa fórmula de enfoque y energía dentro de ti. Cuando haces aquello que te apasiona y entusiasma, tu energía fluye naturalmente y no sientes el cansancio.

2. Enfócate en el resultado que deseas lograr.

No saber hacia dónde vamos (ir a la deriva), no solo es peligroso, sino que nos desgasta. La acción sin propósito y dirección es desmotivante y produce gran pérdida de energía.

¿Qué quieres lograr? ¿Cuáles son tus metas?

3. Libérate de todo lo que te resta y te dispersa.

Tu energía puede estar siendo consumida por personas, situaciones o incluso metas que no están alineadas con tus sueños o pasiones. Metas del tipo "yo debería". Asuntos o conversaciones pendientes. Eso que aún no has resuelto. Situaciones que no son como quieres pero has estado tolerando, a costa de tu propio bienestar. Ideas sobre proyectos o actividades que quieres realizar, pero sobre las cuales no has hecho nada todavía.

(Si quieres entrenarte de forma práctica y enfocarte para el éxito, recibe un Curso con los mejores expertos del País. INFORMATE AQUÍ.)

Todo esto consume energía. Imagina que tu mente tiene 100 unidades de atención.

En la medida en que esas unidades te dispersan, al tener presente muchas cosas en tu cabeza, tu energía mental disminuye.
Imagina el siguiente inventario mental:

  • 20 unidades de atención asignadas a las cosas pendientes.
  • 12 unidades atrapadas en los pensamientos sobre la conversación que aún no te has decidido a tener.
  • 14 unidades enfocadas en lo que estás tolerando de tu compañero y ante lo cual no has resuelto cómo resolverlo.
  • 18 unidades encargándose de alimentar tu miedo ante el reto que estás por asumir, pensando en lo peor.
  • 19 unidades ubicadas en procesos de pensamiento agotadores sobre cosas fuera de tu control.
  • 3 unidades fijadas en el recuerdo de los papeles que tienes pendiente de organizar (por cierto, esto me recuerda que tengo que...) 

¿Cuánta Atención te queda? ¡Solo 14 unidades de atención para dedicarle al disfrute de tu vida y el logro de tus metas!

Suelta. Libérate.
Identifica qué le está restando a tu energía y no te está agregando valor. Enfócate en lo que deseas y libérate de lo que te resta. Escríbelo. Decide. Actúa. Resuelve. Negocia. Olvida. Acepta.

Al hacerlo, recuperarás energía y aumentarás tu capacidad de enfocarla en lo que te permita lograr satisfacción y productividad.

4. Reconoce tus logros y metas semanales.

Toma conciencia de los resultados positivos que has conseguido generar durante la semana.

Cada vez que reconoces el logro de una de tus metas, te enfocarás más en tus sueños y sentirás que tu energía aumenta. Es extraño, pero el sólo hecho de hacer la marca de "completado" pareciera disparar un chorro de endorfinas en nuestro cerebro, una inyección psicológica de energía.
Encuentra tus "yo puedo".

Siempre puedes hacer algo. Si no puedes hacer grandes cambios en este momento, ¿qué pequeñas transformaciones están en tu poder? Modificaciones que te permitan ir variando el rumbo para apuntar hacia el destino deseado.
No te enfoques en tus "yo no puedo". Todos los tenemos. Sin embargo, es en nuestros "yo puedo", por pequeños que sean, en donde está nuestro poder de redirigir nuestra vida. Recueda: tu enfoque determina tu nivel de energía.
¿En qué te enfocas usualmente? ¿En lo que no puedes o en lo que sí puedes?

5. Conéctate con las energías de otras personas.

Hay personas "plomo" que te debilitan, te roban la energía y te frenan y personas "cohete" que te empoderan y te inspiran a sacar lo mejor de ti.

Aleja tu vida de esas personas tóxicas que te debilitan y rodéate diariamente de personas cohete, personas  "fuente" que te surten de nuevas energías.

Las personas con quienes te rodeas impactan en tu energía. Cuida de quién te rodeas y particularmente, cuando sientas la necesidad de elevar tu vitalidad para hacer lo que deseas hacer, busca a las que son fuente o cohete.

6. Hazte preguntas que te potencien, no que te debiliten. 

¿Qué hay de malo en un tu vida? ¡¡Para!! No lo hagas, no lo pienses.

¡Rápido! Pon una sonrisa. ¿Qué cosas te inspiran? ¿Qué hace vibrar tu alma y enciende tu pasión? ¿Qué aspectos sí se encuentran bajo tu control? ¿Qué sí puedes hacer hoy -por pequeña que sea tu acción- para mejorar tu vida?

Recuerda, es muy simple: tus preguntas frecuentes determinan tu enfoque; aquello en lo que te enfocas, impacta tu energía y cómo te sientes. Diseña tus propias preguntas potenciadoras. Emplea conscientemente el poder que ellas tienen para dirigir tu mente hacia los pensamientos que te nutren y elevan tu vibración.

¿Qué he disfrutado hoy? ¿Cómo este día ha contribuido al logro de mis metas? ¿Qué he aprendido hoy? ¿De qué puedo estar agradecido

7. Dedica tiempo a estar solo.

En la vida necesitamos saber dónde estamos y dónde queremos ir. Para ello es preciso conectar contigo y tomar conciencia de tus sentimientos y de tus acciones.

Quédate solo, en silencio, con tus pensamientos. Del silencio aparecen las palabras que dan sentido a tus emociones. De la calma brota lo que has de hacer. En la quietud, haces posible el reencuentro con tu ser.

Es en el silencio cuando mejor puedes escuchar tu intuición; es en ese espacio que puedes reencontrar tu Esencia y tu poder.

8. Respira diferente. Medita. 

Una de las primeras respuestas fisiológicas que cambia cuando tienes miedo o te estresas es la respiración. Se hace más entrecortada y menos profunda.

Cuando necesites tener más claridad, menos dispersión y más energía, emplea el principio de cambiar el cuerpo para influir sobre tu emocionalidad.

Respira diferente de manera deliberada. Respira profundamente, tomando conciencia de cómo entra y sale el aire durante 5 o 10 minutos.

9. Conéctate con la naturaleza, para cargar tus pilas y lograr claridad mental.

La naturaleza proyecta una magia que penetra en ti, estimulando tus sentidos y llevándote a pensamientos con altas dosis de profundidad, claridad y creatividad.

Las olas rompiendo en la costa; las bandadas de pájaros surcando el cielo al atardecer; el rozar de la fresca brisa en tu rostro; el aroma de las flores...
Todo ello te ayuda a parar tu torrente de pensamientos y a enfocar tu mente, dandote serenidad y claridad.

(Si quieres entrenarte de forma práctica y enfocarte para el éxito, recibe un Curso con los mejores expertos del País. INFÓRMATE AQUÍ)


¡Feliz día!

Natividad Pérez
CEO de la Escuela de Emprendedores JUNG

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar