Escuela Jung

Blog

Maestro de la Persuasión

   Maestro de la Persuasión

Hoy quería compartir contigo esta preciosa  historia, que leí en una ocasión:

< < Había una vez un pobre granjero escocés que escuchó un fuerte lamento en un pantano. Al aproximarse descubrió a un joven que  se estaba ahogando en el lodo y  el estiércol, así que sin pensarlo se lanzó y salvó al muchacho de una muerte espantosa. 

Al día siguiente, un acaudalado noble llegó a su humilde vivienda (era el padre del muchacho al que había salvado). En señal de gratitud, este noble le ofreció al granjero pagar los estudios de su hijo en las mejores universidades. 

Pasaron los años y el hijo del noble enfermó gravemente de pulmonía, pero un extraordinario médico  Alexander Fleming le salvó la vida, era el hijo del granjero que se había graduado en la escuela médica del St. Mary´s Hospital en Londres y que por otro lado, en aquella época acababa de inventar la penicilina. Lo más curioso es que, el hijo del noble era Winston Churchill> >.

LA LEY DE LA RECIPROCIDAD

Esta Ley dice que lo que das, lo recibes. Aunque no siempre sea de la misma persona a quien tú ayudaste

“A toda acción le corresponde una reacción de igual magnitud y en sentido contrario”. Isaac Newton. 

La Ley de la Reciprocidad  es una de las Leyes  más importantes de la vida, pero también  de la Persuasión y  determina la Calidad de tus Relaciones, así como tu éxito y felicidad.

Seguramente hayas notado que cuando alguien te da un regalo, o te presta ayuda, de alguna manera sientes la  necesidad de Devolverle el favor. Si no lo haces, sientes que las cosas están desequilibradas. La vida es como un  bumerán. 

En Estados Unidos el grupo religioso de los hare krishnas  era famoso por colocar flores en las solapas de los transeúntes y la persona que recibía el detalle, abrumada, correspondía con dinero.

En ventas, un ejemplo significativo de reciprocidad es  el uso de muestras gratuitas.En las perfumerías, los clientes reciben con frecuencia pequeñas cantidades de un determinado producto de forma gratuita. Ello  hace sentir agradecimiento y una cierta obligación de volver a comprar en ese lugar, a la par que adquirimos el producto que hemos probado (si realmente nos satisface). 

Lo más bonito de esta  Ley es que no solo implica Dar algo material (como hizo el noble de la historia),  también supone dar otras cosas de valora la otra persona: información importante para el otro, ayudar a resolver un problema, proporcionar un contacto, apoyarle emocionalmente, etc. 

Esta Ley cubre además una Necesidad Imperiosa del Ser humano que es la de Ser importante. Cuando recibes ayuda o apoyo de otro, te hace sentir muy especial y eso hace que valores mucho más a la otra persona.

(Recibe como REGALO uno de nuestros Talleres de Alto Rendimiento, donde se trabajan estas herramientas y muchas otras.Pide tu BECA GRATIS e Infórmate aquí de nuestros Talleres)

Ejercicio:

Plantéate  como DAR más a otros, sin esperar tanto a cambio a corto plazo. Es como tener una cuenta bancaria donde vas haciendo ingresos y poco a poco en el tiempo  vas recibiendo diferentes rentabilidades. 

Esta Ley funciona tanto a nivel de Clientes, como del resto de relaciones.  Se trata de  Dar más valor a tus Contactos, darles cosas que no se esperen, cosas que otros no les dan. En el caso de potenciales clientes o clientes: prestales apoyo, ayudales en otras áreas, asesorales, escuchales, dales a probar algun servicio sin cobrarles nada. Lograrás tener un Cliente agradecido que se convertirá en embajador y te recomendará a otros.

  
Al iniciar mi Empresa, en primer lugar  me dediqué a crear una gran Red de contactos en Asociaciones Empresariales, Ayuntamientos y otras organizaciones. Sobre todo  me dediqué a ayudar a unos y a otros, a dar sin pedir, ni cobrar nunca nada.
 
Posteriormente esas mismas personas, me ayudaron a crecer en mi negocio, me impulsaron extraordinariamente y gracias a ellos me conocieron miles y miles de clientes. Me ayudaron a posicionar mi marca.
 
Ayer mismo me pidieron asistir a un evento público y aunque tenia millones de cosas que hacer muy urgentes, me desplacé porque sabia que para la persona que me lo pidió era muy importante. Yo no esperaba nada a cambio, sin embargo y para mi sorpresa recibi varias propuestas allí increibles para mi negocio.
Mi padre siempre me decía: < < Lo que siembres cosecharás > >
 
Si no te gusta lo que recibes, revisa que estás dando y a quien. No siempre damos a las personas adecuadas.
 
LA LEY DE LA AFINIDAD
 
Las personas queremos pasar nuestro tiempo con  gente que nos cae bien (ya sea como amigos, pareja, compañeros de trabajo, socios, colaboradores, incluso vendedores a quienes compramos, personas quienes nos prestan servicios como peluqueros/as,  etc.
 
"Si quieres ganar un hombre para tu causa, primero convéncelo de que eres su amigo sincero”. Abraham Lincoln
 
 
Si alguien que consideras que te aprecia de alguna forma o que se interesa honestamente por ti, le pide algo, se siente impulsado a dárselo.
 
Así, surgen y cada vez son más populares las empresas  de "Networkmarketing”, basadas en el sistema de recomendación-venta a amigos y familaires. 

El mensaje implícito es: “Si mi amigo me lo recomienda, debe ser bueno". La gente que te cae bien te persuade mucho más.
 
De hecho el mejor sistema de venta es una buena recomendación.
 
Está comprobado que las personas que viven más tiempo, que son más felices, que ganan más dinero, que duran más casados, y que sienten más haber logrado el éxito, son aquellas que generan una alta empatía.
 
 
En realidad, un  amigo es un “afín a mí”. Un interés genuino por los otros permite hacer amigos fácilmente.
 
Por ello, la clave para tener más clientes es generar una fuerte afinidad con ellos. Yo siempre digo "enamórate de tus clientes y no de tus productos o servicios". Si tu cliente no te gusta dificilmente le prodrás brindar un buen servicio.
 
Esa es la tesis que sostiene Dale Carnegie en su libro Cómo hacer amigos e influir en los demás.
 
Para aumentar nuestra influencia, Dale Carnegie recomienda, entre otras muchas cosas:
 
1)Muestra un interés genuino por los demás.

2)Sonrie siempre.

3)Usa con frecuencia el nombre del otro. Recuerda que el nombre de una persona es para él, el sonido más interesante en cualquier idioma.

4)Transfórmate en un buen “oyente” y anima al otro a que hable sobre sí mismo. ¡Hable siempre en los términos que interesen a la otra persona! Escucha más habla menos.

5)Haz que la otra persona  se sienta importante, y hazlo sinceramente.

6)Muestra respeto por la opinión de la otra persona, nunca digas: “Estás equivocado”.

7)Si te  equivocaste, admítalo de inmediato.
 
8)Siempre que empieces a hablar, hazlo de una forma amigable.
 
 
Espero que te gusten! Si es asi compártelas.
 
Feliz día!
Natividad Pérez
 
Si quieres leer más sobre quienes Somos, pulsa Aqui.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar