Escuela Jung

Blog

7 Creencias de los Triunfadores

Domina tu Mente. Controla tus Pensamientos.

 7-creencias-triunfadores

<<La Mente puede hacer un cielo de los infiernos o un infierno de los cielos>>.

No hay nada más importante que debamos aprender a dominar en esta vida para lograr la Felicidad.

Puedes ser Líder de tu Vida, siempre que de modo consciente "dirijas tu Mente". Serás esclavo de tu Mente cuando funciones  en modo piloto automático, te sientas perdido o simplemente  vayas a la deriva.

El 90% de las personas simplemente  no saben "hacia dónde van" y a la inmensa mayoría no les gusta su vida. Hoy millones de personas y cada vez más, sienten que no tienen el control sobre sus vidas y acaban padeciendo  ansiedad, tristeza, estrés y/o depresión o diversas enfermedades graves.

Afortunadamente, esto se puede evitar, y ahora vamos a ver una de las múltiples herramientas de que disponemos para tomar el control de nuestra Mente.

 Lo primero que debes tener en cuenta es que "Las Creencias -sobre ti mismo o sobre la vida- son la fuerza más poderosa o la más destructiva del universo". Ellas te acercan a tus objetivos o te alejan irremediablemente de los mismos.

Se ha comprobado que existen unos patrones comunes de pensamiento (Creencias) entre las personas que obtienen grandes logros y logran ser felices. Ahora veremos cuáles son, para que puedas incorporarlos a tu mente.

Aquí tienes las 7 Creencias de las Personas que logran el éxito, de Anthony Robbins. Asúmelas como propias y actúa desde hoy COMO SI ya formaran parte de ti, y verás como pronto comenzarás a pensar así de forma automática. Te sentirás dueño de tu mente y de tu destino:

1) Todo lo que ocurre tiene una razón de ser y todo puede servirnos para aprender. Acéptalo sin resistirte -minimiza el sufrimiento-.

Las personas que logran el éxito mantienen una actitud positiva en cualquier circunstancia, aceptan la adversidad, saben que el sufrimiento es pasajero y buscan el beneficio escondido de cada revés en la vida.

Lo cierto es que las maneras de reaccionaren cada situación de la vida son infinitas y afortunadamente tú puedes elegir cómo hacerlo.

Yo siempre recuerdo con gran inspiración la historia de mi tío Pedro. Estuvo prisionero en Rusia más de 15 años en un campo de concentración. Siempre supo (creyó) que saldría con vida de allí; se mantuvo  ilusionado, porque seguía enamorado. Estaba seguro (creía firmemente, aunque no había podido contactar con el exterior) que su "amada" le esperaría, como así fue. Esa actitud forjó su carácter y su destino.

Se casaron a su vuelta, tuvieron cinco hijos, pero sólo sobrevivió a la infancia una de las niñas -que estuvo enferma hasta que falleció con 45 años-. A pesar de todo ello, y de acabar cuidando personalmente  a su mujer enferma de Alzheimer y a su hija hasta el fallecimiento de ambas, fue muy feliz. Ya con 82 años, viajó fuera de España para conocer nuevos mundos.  Se consideró una persona extraordinariamente afortunada, se veía a sí mismo como "un ser especial" y se sentía muy agradecido por todo lo acontecido en su vida. Todo lo interpretaba "en positivo".

Analiza  alguna adversidad de tu vida: ¿Qué podrías aprender de ello? ¿Qué beneficio escondido puede depararte? (Te ha hecho una persona más fuerte, más preparada, te ha obligado a crecer, te hecho más compasivo, te permitió conocer a otras personas, u otras actividades, o conocerte más a ti mismo, etc., etc.)

(Recibe como REGALO uno de nuestros Talleres de Alto Rendimiento, donde se trabajan estas herramientas y muchas otras. Recibe tuBECA GRATIS e Infórmate aquí de nuestros talleres).



2) No hay fracasos, sólo hay resultados.

<<Los que creen en el fracaso tienen una existencia mediocre garantizada>>.

En nuestra cultura la mayoría de las personas temen el fracaso y eso supone un lastre en su vida.  Creer en el fracaso "intoxica tu mente".

La realidad es que no existe el fracaso,  solo resultados. Si estás gordo es el resultado  de unos hábitos, de unas acciones. Si deseas otros resultados, cambia las acciones, tan simple como eso.

Los triunfadores no ven el fracaso, no lo perciben, no creen en eso. Si intentan algo y no lo consiguen, han obtenido una experiencia de la que aprender e intentan otra cosa. Siguen intentándolo de otras formas distintas hasta que logran el éxito.

Sin embargo, la mayoría de las personas, ante los primeros reveses se sienten fracasadas y se frenan. Dejan  de intentarlo por siempre jamás y lo peor es que dejan de creer en sí mismos.

Ahora Pregúntate: ¿Qué estarías dispuesto a hacer, si supieras que no puedes fracasar? Ahora....simplemente Hazlo. ¡¡¡Ve a por ello!!!

3) No hay más responsables que tú. No eches la culpa a otros.

Asume la responsabilidad al 100%.

Las personas que triunfan asumen la responsabilidad de todo lo que ocurre, bueno o malo; ellos lo crearon -aunque fuera mentalmente, a través de sus propios pensamientos, incluso fruto de su temor. Cuidado con lo que piensas-.

Los que asumen la responsabilidad ejercen el poder sobre sus vidas, los que la eluden y culpan a otros, son desposeídos.

Pregúntate: ¿cuantas veces has culpado a otros de lo que te ha sucedido? ¿En qué modo podrías tener tú la responsabilidad y por consiguiente, de qué otro modo podrías haber actuado o intervenido tú para  haber tenido unos resultados diferentes?

4) No tienes que saber de todo para poder utilizar todo.

Modela a los que ya saben. Copia lo esencial y aplícalo cuanto antes.

Las personas que triunfan saben cómo servirse de  los conocimientos esenciales de otros, sin necesidad de dominarlos por completo. No tienen que conocer todos los detalles, saben adoptar solo lo más importante. Observan las acciones de otros triunfadores, las modelan y solo con lo esencial ya se ponen en marcha.

Pregúntate: ¿Quién sabe hacer aquello que tú deseas aprender? ¿Cómo puedes aprender de esa persona lo esencial para aplicarlo ya? Queda con esa persona, pregúntale, modela solo lo esencial y aplícalo cuanto antes.

5) Tus mayores recursos, son las Personas.

La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones. Tu felicidad depende de ello.

No hay éxitos duraderos sin excelentes relaciones entre las personas. El camino para triunfar pasa por establecer buenas relaciones con otros: buenos equipos que funcionen, buenos equipos de apoyo y soporte, buenas relaciones con clientes, buenas relaciones con hijos, parejas, amigos, socios, compañeros de trabajo, etc.

Invierte en aprender a mejorar extraordinariamente tus relaciones.

El famoso libro, En busca de la excelencia, recoge entre los factores que hacen grandes a las empresas, como uno de los principales: una atención apasionada hacia la gente. Un gran respeto por el individuo, trabajadores y clientes.

Pregúntate: ¿Cómo son tus relaciones? ¿Te sientes orgulloso de ellas? ¿Son suficientes? ¿Son suficientemente buenas y de calidad? Valóralas del 1 al 10, en cada área de tu vida: socios, compañeros, clientes, empleados, pareja, hijos, amigos, familia, etc. ¿Qué necesitas mejorar? ¿De quién puedes aprender?

6. El trabajo solo es un juego.

Celebra un matrimonio perfecto entre lo que haces y lo que  te gusta. No trabajes para vivir. Otra vida es posible. Dijo Mark Twain: <<El secreto del éxito está en convertir tu vocación en tú vacación>>

Siempre es posible disfrutar en el trabajo, busca la manera.

Si aún no lo has conseguido, pregúntate en qué tipo de actividades podrías sentirte feliz. La clave es que no te importe dedicarle tiempo al trabajo. Busca tareas que te estimulen y te animen. Incluso en casi cualquier trabajo puedes encontrar la manera de que resulte estimulante, retándote a ti mismo continuamente y buscando maneras creativas y diferentes de hacer las cosas y de mejorar los resultados. Plantéatelo como un juego para crecer personal y profesionalmente.

Si te planteas el trabajo como una rutina te sentirás absolutamente desmotivado  y nunca podrás alcanzar la excelencia.

7. No hay éxito verdadero sin un gran compromiso y entrega personal.

Se ha descubierto que los  que triunfan en la vida (en cualquier cosa que se propongan) no necesariamente son los más inteligentes, ni los más fuertes, ni los más brillantes, ni los más rápidos, pero si son lo más perseverantes.

Están más dispuestos a pagar el precio. Se fuerzan más, tienen más resistencia moral, desean conseguir su sueño más que nadie, sacan más de sus recursos personales.

<<Perseguir una meta, sin descanso, ese es el secreto del éxito>>. Anna Pavlova

El gran jugador de golf Tom Watson no fue ningún Fuera de serie en Stanford, sino uno más del equipo. Su entrenador dijo: jamás he visto a nadie que se entrenase tanto.

Pregúntate: ¿Qué precio estás dispuesto a pagar por tu Sueño? ¿Qué más cosas podrías hacer? Empléate a fondo,  mucho más que el resto. Comprométete con toda intensidad y verás cómo lo logras. (Ese fue mi caso).

Recuerda que el éxito deja pistas. Analiza a los que han triunfado. Descubre sus Creencias "clave" y adóptalas como propias.

Estas 7 Creencias han conseguido milagros para otros antes que tú. Entrégate a ellas sin reservas, para siempre y "sin duda, Cambiará tu Mente y tu Vida".

(Recibe como REGALO uno de nuestros Talleres de Alto Rendimiento, donde se trabajan estas herramientas y muchas otras. Recibe tuBECA GRATIS e Infórmate aquí de nuestros talleres).

Natividad Pérez Tapia.
Escuela JUNG. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar